Cómo el árbitro debe enfrentarse a entrenadores, jugadores o padres problematicos

Seguro que has sido testigo de insultos y ataques dirigidos a los árbitros por parte de entrenadores, jugadores o padres de estos últimos, mientras presenciabas un partido de fútbol base. Algunos de estos insultos pueden haber sido dirigidos a ti mismo mientras estabas arbitrando. Estas conductas tienen efectos muy negativos en el juego y se deben de intentar detener desde el primer momento y antes de que sea demasiado tarde.
Confía en tu conocimiento de las Reglas.
Se proactivo y establece las reglas claramente antes de empezar el partido.
No permitas coacciones por parte de los entrenadores.
Indica a los entrenadores y jugadores la zona donde deberán permanecer sentados durante el partido.
Si algún equipo tiene más de un entrenador, pregunta por cuál será el que procurará instrucciones a los jugadores y se encargue de los cambios de jugadores.
Mantén la calma y habla siempre de forma educada, respetuosa y sin levantar la voz, de esta manera, tu interlocutor tendrá que permanecer en silencio para poder escucharte.
Cuando el entrenador te grite, no te lo tomes a nivel personal, pero si se excede de los límites aceptados y comienza a hacer comentarios desmedidos es el momento de tomar medidas. Dirígete a él de forma educada y hazle saber que se está comportando de forma antideportiva y que si continua con ese comportamiento será expulsado. Si continua con esa actitud muestrale tarjeta disciplinaria y si no cambia, entonces procede a su expulsión.

Una vez haya finalizado el encuentro, no olvides reflejar en el acta y de forma detallada todo lo acontecido.
Entra en el campo vestido de manera profesional. Asegúrese de llevar todo el equipamiento arbitral en perfectas condiciones, en especial el reloj de árbitro, el tarjetero, la moneda de sorteo de campo y el silbato.
Haz notar tu presencia tan pronto como pises el terreno de juego, de esta manera los jugadores se darán cuenta de estas al cargo.
Preséntate, hazlo incluso si ya has arbitrado a ese equipo o a ese entrenador en otras ocasiones. Solicita la lista de jugadores. Pide el balón y revísalo antes de comenzar el juego.
Mira a los jugadores a los ojos y muestra confianza en ti mismo.
Para evitar problemas durante el juego, no indiques a los jugadores que es lo que va a tener en cuenta o no durante el encuentro.
Utiliza el silbato siempre con determinación, aunque en determinadas circunstancias no te sientas completamente seguro de tus decisiones, señálalas con determinación e indícalas claramente con los brazos.
Cuando un jugador proteste alguna de tus decisiones o hace algo para interrumpir el juego deliberadamente, amonéstalo cuando se detenga el juego y comunícale que su conducta es intolerable.
Si un jugador está creando problemas continuamente, adviértele para hacerle conocedor de cuál es el límite permitido. Si continúa con su actitud, no dudes en sacarle tarjeta. En algunas ocasiones es útil el comunicar al entrenador que determinado jugador está punto de ser expulsado y que el equipo se quedaría con un jugador menos.
Mantén la calma en todo momento.
No entres nunca en discusiones con personas que están alrededor del terreno de juego.
Anota en el acta cualquier incidente de mala conducta de los espectadores para que pueda ser, si es el caso, debidamente castigado. Algunas de las ligas disponen de mecanismos para tratar el mal comportamiento de los espectadores, no obstante, para ello es necesario que este reflejado en el acta arbitral.
Consigue la ayuda del entrenador, solicítale hable con los espectadores que muestren una conducta inaceptable. Comunícale que en caso de continuar ese comportamiento el partido será suspendido. En general esto es suficiente para que los padres depongan su actitud, aunque no está garantizado.
Muñequera B+D Con Mosquetón Para Silbato

Cómo cuidar los guantes de portero

Para un portero de fútbol su principal objetivo es defender la portería y frenar el mayor número posible de balones que lance el equipo contrario. Para ello, su material más preciado son los guantes de portero por lo que aquí explicamos cómo sacarles el máximo provecho y cuidarlos para ayudar a que duren más tiempo.
El principal consejo es no apoyar nunca las palmas de las manos sobre el campo. Tienes que intentar no caer con las palmas al lanzarte a por la pelota y no utilizar la palma como apoyo. Es importante aprender a caer utilizando la fuerza del abdomen y las piernas y para levantarte cerrar el puño o usar el antebrazo para no desgastar la palma del guante.

Para introducir la mano en el guante hay que hacerlo poco a poco y con cuidado evitando cogerlo por la zona del velcro que puede ser muy agresiva con el látex.
Es recomendable tener siempre dentro de la portería de fútbol una toalla para limpiar la palma de los guantes, sobre todo en campos de tierra.
A veces y dependiendo del material del guante es recomendable humedecer ligeramente la palma. Es importante calcular previamente la cantidad que admite el guante para que no afecte al agarre del balón.
Después de cada partido es importante dejarlos secar. No guardarlos en la bolsa nada más terminar, sino dejarlos secar un poco mientras te cambias o arreglas el resto de cosas.
Guardarlos por separado. Una buena idea es guardarlos en su bolsa individual, a parte de la ropa sucia y lejos de la toalla mojada. Al guardarlos, no pongas las palmas juntas ya que se pueden pegar y romperse al separarlos. El látex necesita airearse por lo que las bolsas para guantes con transpiración son la mejor opción. Hay que prestar especial atención a los pulgares de los guantes ya que normalmente van plegados y hay que poner un papel que haya de barrera para separarlo de la palma.

Lavarlos con cierta frecuencia con agua tibia con poca presión y ayuda de un cepillo de dientes de cerdas suaves. Puede usarse un poco de champú neutro o jabón especial para guantes, pero lo más importante es dejarlos secar hasta que no les quede nada de humedad, siempre a la sombra y nunca al sol o con fuentes de calor directas ya que el látex se puede deshidratar y aparecer grietas. Nunca deben meterse a la lavadora ni escurrir apretándolos ya que podrían deformarse.
El agua o la erosión aparentemente no parece que deterioren los guantes, pero sí que afectan al agarre aunque no se aprecie a simple vista por lo que hay que prestar atención a cómo cuidar los guantes de portero.
Es lógico que los guantes de portero se desgasten con el tiempo y del uso y roce del balón de fútbol, pero siguiendo estos consejos puedes conseguir que te duren un poco más y estén en mejor estado durante más tiempo.
Foto Creative Commons

Balón de Oro 2104 | Blog Fútbol Factory

Parece que la lucha este año por el Balón de Oro ya no se centra en Messi (aun que nunca debemos de olvidarnos de “la pulga”), todas las apuestas y encuestas dan por ganador a Cristiano Ronaldo, por encima de Messi y Ribery.
Cierto es que el luso esta batiendo records y ahora mismo es un referente en el Real Madrid y en su selección ya que lleva una linea muy regular a un nivel altísimo, aun que Ribery ha sido campeón de Europa y mejor jugador del año para la FIFA.
Si nos guiamos por los criterio de los títulos es inevitable hablar de jugadores como Iniesta o Xavi, ambos claros merecedores del balón de oro, sobre todo el manchego por su gol en la final de Sudafrica, elegido mejor judaroe FIFA y mejor jugador tanto en el Mundial como Eurocopa.
Queda poco para saber quien se llevara la corona de mejor jugador del año, ¿tu por quién apuestas?